Por si te hace falta

Música en relatos, Opinión

No hay nada peor que el arrepentimiento. El sentimiento de que podrías haber hecho algo más, o haberlo hecho diferente, o directamente no haber hecho algo. Es como un dolor agudo acentuado en el pecho, como un constante recuerdo de que has estropeado algo que no debería estarlo y el culpable de eso, eres tú. O quizás no del todo, quizás hayas de ser objetivo y reconocer que parte de la culpa también la tuvieron las circunstancias.

Familia

Opinión

Familia.

¿Qué es la familia? ¿Es sólo un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas como dice la RAE?

Tengo una familia. Entre padres y hermanos somos cinco, pero si contamos abuelos, tíos y primos llegamos a 25 (27 dentro de poco), aunque sé de algunas que también son cercanas contando sus primos segundos y tíos abuelos.

A veces se echan en falta miembros en una familia, miembros que constituían la unión entre ellas, una madre, un abuelo… y sin embargo, a pesar de que su ausencia cause requiebros y distanciamientos por alguna razón no borra el sello de ser familia.

¿Y qué pasa con aquellas personas rechazadas por sus familias? ¿Qué pasa cuando la sangre no es la misma? ¿Qué define a una familia como tal?

En mi opinión, existen dos acepciones de familia.

La primera, es la definición de la RAE, lo que está establecido jurídica y socialmente por la sociedad: padres e hijos, por lo general.

La segunda, se refiere a la familia como un vínculo. Uno invisible e irrompible que se forma entre aquellas personas que conviven y se relacionan de una manera especial. Que  transmite una especie de amor profundo y sincero incapaz de romperse. No importa los errores que comentan, la familia siempre se apoyará en los momentos difíciles. Y dentro de esta acepción, existe una certeza:

Todos tenemos familia.

A pesar de estar relacionada normalmente con la familia de la primera acepción, no tiene por qué ser necesariamente de esa manera. Pueden ser unos amigos con los que convives desde que eras niño, puede ser aquella profesora que desde siempre estuvo a tu lado, haciéndose cargo de todas tus necesidades y que siguió a tu lado a la edad adulta, puedes encontrarla en tu pareja y quizás en tus hijos, puede ser más grande o pequeña, más rara o más común, pero jamás habrá alguien sin ella.

Aunque si algo es cierto, en ambas acepciones la familia no será perfecta, ni de broma. Se tiene que aceptar que hay envidias, celos, mentiras, secretos, avaricias, furias, malentendidos y un sin fin de situaciones que hacen tambalear la familia hasta casi romperla.

¿Es la familia para siempre?

Sé que pasara lo que pasara con mi familia jamás podría dejar de sentir, de dejar de considerarles parte de mí, a pesar de que llegara el punto de no poder acercarme a ellos, como si el hecho de establecer ese vínculo llamado familia fuese realmente irrompible y se quedara estancado en mis más profundos adentros.

Pero, a pesar de que todo fuera a mal, también sé que la familia sí puede ampliarse. Amigos, hijos, nietos, primos, personas futuras con quienes aún no hemos dado…

En cualquier caso, la familia suele estar infravalorada por el hecho de pensar que siempre estará ahí, que tenemos el derecho de que la familia sea de determinada manera y perfecta y olvidar que el tiempo es escurridizo y corre más rápido que una liebre.

Olvidándonos que, nosotros tan ocupados con nuestras cosas, pendientes de todos nuestros problemas y sabiendo (o esperando) que al llegar a casa recibiremos el abrazo cálido de nuestros seres queridos (o las críticas cariñosas/punzantes de nuestros hermanos), sus miradas llenas de amor, sus ánimos constantes, esa fe ciega en nosotros, ese desvelo por cuidarnos, sin contar con todas las veces en las que se han preocupado por nosotros sin ni siquiera darnos cuenta; el caso es, que a pesar de todo eso, nos olvidamos de una realidad innegable: las personas no son eternas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA