Solo sé sincero

Música en relatos

Mario suspiró. Esperaba impaciente una señal. Cualquier cosa que le ayudara a obtener la respuesta a alguna de sus miles preguntas. Se apoyó contra la fía roca que conformaba el monumento y observó a lo lejos la delgada línea que separaba el cielo de la tierra aun sumida en oscuridad.

Alguien se sentó a su lado.

– ¿Puedo?