Sol y Luna

Relatos

Hay un momento del día en el que Sol y Luna se encuentran en el cielo de la tierra. No perdura mucho tiempo, pero sí lo suficiente como para poder intercambiar algunas cuantas palabras. Un corto saludo quizás, alguna mirada de reojo o incluso, si Sol había tenido un buen día, hablaba entusiasmado de todo lo que había presenciado.

¿Juego de niños?

Relatos

– ¡Vamos Juan, únete!

– Mmm no sé, no sé…

Dentro del periodo escolar existe una hora donde las clases se interrumpen por el recreo. Para algunos, significaba el descanso tan ansiado; para otros, el momento perfecto de juegos y evasión de todo el estrés; sin embargo, en el recreo del Colegio Solinube había un grupo de niños cuya hora de recreo significaba ganar o perder, el éxito o el fracaso, la vida o la muerte.

Resiliencia

Opinión, Relatos

Todo el mundo, sin excepción, se enfrentará a problemas a lo largo de su vida. A todos nosotros nos siguen esperando piedras en el camino, algunas incluso tan grandes que pensemos que son imposibles de derribar. Quizás haya veces donde decidamos rodearlas; otras, seguramente nos demos media vuelta o incluso podríamos desviarnos de nuestro propio camino con tal de no dar de bruces con ellas. 

El taxista que me enseñó a vivir

Relatos

Taxistas. Esas personas que pasan desapercibidas a los ojos de todos. Aquellos que viven horas y horas sentados en sus coches llevándonos a donde queramos. Testigos de ejecutivos agobiados, jóvenes ajetreados, familias peleadas, familias unidas, de personas solas, de otras ocupadas, chicos perdidos en las pantallas de sus móviles, personas que miran las calles con pensamientos en las nubes…

– Ten mucho cuidado y cuando llegues a tu residencia me avisas, ¿vale?

– Claro, te envío un mensaje cuando esté en la habitación- le di un beso en su mejilla surcada de arrugas antes de meterme en el taxi con una sonrisa.

Cerré la puerta, saludé y dije la dirección de mi residencia mecánicamente y sin pensar, acostumbrada a hacer todo eso seguido.

En cuanto el taxista arrancó me di cuenta de que me escrutaba con la mirada. No era una mirada incómoda sino más bien curiosa y dubitativa, como cuando estás buscando algo y no sabes bien el qué.

2017

Relatos

Al 2017:

No llevaste ni una hora y ya hubo un atentado en Estambul, ni un día y dos mujeres fueron asesinadas por maltrato. 2016 te ha dejado las cosas chungas ¿eh? Un mundo lleno de heridas por todas partes. Muchas abiertas; algunas, cicatrizándose y otras parcialmente cerradas. 

A tu defensa, diré que han nacido tres niños sanísimos en el mismo instante en el que los españoles coreábamos tu nombre atragantados por las uvas. También te diré, que hay esperanzas puestas en ti; 2016 fue un año convulso, pero no faltaron los momentos felices, ni las risas compartidas, los abrazos cálidos o los besos apasionados. Es cierto que se llevó a grandes personalidades del cine, la música o la literatura y que fue testigo, como desgraciadamente tú seguirás siéndolo, de las cruentas guerras que afectan a millones de inocentes, del derramamiento injusto de sangre; de hecho, en términos globales quizás no fuera el mejor año. Pero la cosa cambiaría si nos fijáramos en las pequeñas cosas que pasaron desapercibidas, como en esa película que emocionó hasta las lágrimas, en aquello a lo que tenías tanto miedo y conseguiste superar, aunque fuera algo tan simple como matar una araña en la habitación, ese concierto en el que te dejaste la voz, esa persona que de pronto lo cambió todo, aquella fiesta que jamás terminó, el inicio de un nuevo proyecto, esa canción que encontraste por casualidad y que sigue en tu cabeza,…

En resumen, creo que lo tienes difícil 2017. Realmente va a ser difícil que consigas superar un año tan explosivo y contradictorio como lo fue tu predecesor; sin embargo, al verte aún tan vacío, con unos 365 días llenos de posibilidades me pregunto si cuando estés acabando seguiré pensando lo mismo. A lo mejor nos das una sorpresa, a lo mejor le das un poco de luz a tanta oscuridad, a lo mejor curas alguna que otra herida, y disminuye la violencia, el maltrato, la discriminación y traes un poco más de cariño al mundo, la humanidad entera te lo agradecería. 

Un saludo enorme y afectuoso, 

Y por si se me olvida, ¡felicidades! 

Ladrón

Relatos

Respiraba entrecortado. Lo había logrado. Por los pelos.

Me acomodé apoyándome a la fría barandilla mientras observaba como el hombre echaba la vista más allá del ventanal esperando encontrar a alguien al otro lado, pero el metro había sido más rápido y lo único que divisó fue la oscuridad del subterráneo.

Tormenta y parchís

Relatos

Ángela se acomodó en el sillón y sacó el móvil.<<Cincuenta notificaciones de whatsapp…>>. Suspiró mientras lo desbloqueaba.

Se dispuso a contestar a cada uno de los grupos y personas.

-¡Menudo tiempo! -comentó su padre entrando en el salón. Saludó a su mujer y sus tres hijos.

Como respuesta, un trueno sorprendió a la familia.

El reloj de oro

Relatos

Andaba tropezándose con sus propios pies. La angustia le impedía pensar con claridad. Estaba seguro de que el tiempo corría en su contra. ¡Vaya si corría en su contra!… Comprobó la hora: las diez y veinticinco de la noche.

Sin dejar de caminar, observó su muñeca, en donde llevaba la única riqueza que le quedaba: un reloj de oro. Solía decir que era su amuleto de la suerte, a pesar de la presión de su mujer para que lo vendiera. “Sergio, el dinero nos hace mucha más falta que un reloj de la suerte”, le decía con desdén. Pero no le hizo caso y en aquellos instantes, con el viento raspándole la piel de la cara, deseó que su amuleto le devolviera al pasado.