Por si te hace falta

Música en relatos, Opinión

No hay nada peor que el arrepentimiento. El sentimiento de que podrías haber hecho algo más, o haberlo hecho diferente, o directamente no haber hecho algo. Es como un dolor agudo acentuado en el pecho, como un constante recuerdo de que has estropeado algo que no debería estarlo y el culpable de eso, eres tú. O quizás no del todo, quizás hayas de ser objetivo y reconocer que parte de la culpa también la tuvieron las circunstancias.

El caso es que cada acción que hagas o hayas hecho configura parte de tu persona. Y sé que eso suena a cliché pero la verdad es que cuanto antes aceptemos la persona que somos ahora, con nuestros defectos y virtudes, errores y aciertos, altibajos y subidones, antes podremos aspirar a mejorar nuestra forma de ser o nuestro carácter, antes podremos llegar a convertirnos en aquellos héroes y heroínas o aquellas personas a las que queremos, y ten por seguro que podemos, llegar a ser.

Mientras tanto, hemos de ser capaces de arriesgarnos y actuar teniendo en cuenta nuestros planes, nuestro fin pero sin perder conciencia de quienes somos ahora. Además si te caes cuando te caigas, debes ser a la vez capaz de levantarte. Al fin y al cabo, si algo estoy segura, es de que todos contamos con maravillosos amigos que están ahí no importa la circunstancias, familia que sirve de eterno apoyo y colchoneta para que vuelvas a impulsarte con todas tus fuerzas hacia tus metas.

Así que, no importa si hay algo de lo que te arrepientas, eso te ha convertido en aquella persona a la que amigos y familiares quieren, eso te ha llevado por tu propio camino, que aun forjándose, tiene que ser luchado y construido para conseguir aquello que te propongas.

Y por si te hace falta, yo estaré por aquí.

 

 

Alfred García- Por si te hace falta

 

7 comentarios en “Por si te hace falta

  1. Gracias por tu reflexión, Marta! Opino que cualquiera de nuestras acciones, independientemente de los resultados obtenidos, si la hacemos con autenticidad y dando lo mejor de nosotros, debería quedar exenta de culpabilidad, remordimiento, o cualquier sentimiento negativo. Yo he cambiado el buscar “hacer las cosas perfectas” por hacerlas “lo mejor posible”, y me he despojado de presiones y fracasos. Un beso te mando!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s