Dos días de vida

Opinión

Ella lucía como la mujer más hermosa del mundo. Incluso con esos pequeños tubos que le ayudaban a respirar. Incluso con el vestido blanco improvisado de última hora, incluso sin poder sostenerse en pie, se mantenía firme en la silla. Y Dios… esa sonrisa… por esa sonrisa habría dado la vida misma…

Él parpadeó un par de veces deshaciéndose de su ilusión. Había sabido guardar el tipo durante casi todo el día, no podía echarse a llorar ahora. Aunque quizás formaba parte de la ceremonia ¿no? los novios también se emocionan el día de su boda.

El pelo, ahora corto debido a la enfermedad, se adornaba con unas pequeñas flores blancas que conjuntaban con el ramillete que decoraba su silla, aquella que había estado presente días atrás cuando los médicos le habían anunciado el veredicto de las últimas pruebas.

‘Tiene un día de vida… dos como mucho’.

Silencio.

Ella tenía los labios pintados y unos ojos marrones claros que, aunque con ojeras y enrojecidos, iluminaban toda la capilla. También habían conseguido un ramo de rosas blancas de última hora y, a pesar de que solo podía sostenerlas con una mano, era suficiente como para que a ojos de cualquier extraño que se acercara a la capilla del hospital, quedara prendado de la novia que se aproximaba al altar.

El primer gemido retumbó silencioso. Era la madre de la novia, que no podía dejar de recriminarse su debilidad incluso en la boda de su hija. Esta le dedicó una mirada alentadora y logró sacar a la madre una sonrisa forzada.

Su padre la consiguió llevar junto a su novio y futuro marido. Él no pudo evitar darle un pequeño beso en la cabeza.

‘Brillas como nunca‘ le dijo emocionado. Incapaz de vislumbrar la palidez del rostro de la joven de apenas veintiocho años.

Su sueño siempre había sido casarse a lo grande. En una gran iglesia, llena de invitados. Ella echó una tímida ojeada a los pocos amigos y familiares que habían logrado llegar a tiempo a una boda precipitada y organizada ese mismo día. Se percató de los jóvenes voluntarios del fondo, que miraban la escena como si estuvieran observando un mismísimo milagro. Pero ella no se sentía como tal.

Sintió la mano de su futuro marido apretar cálidamente la suya mientras el sacerdote empezaba la misa.

En medio de la homilía un sentimiento embriagador le encogió el corazón. No era la boda de sus sueños, ni era la vida que tanto había ansiado y por la que había luchado con uñas y dientes. Pero, aun así, cuánto amor había recibido en tan poco tiempo. Y cómo amaba a todos ellos, cómo amaba al hombre que aguantaba las lágrimas cuando ella no podía más… quizás en eso había sido afortunada. Y puede que no pudiera vivir el mismo tiempo que la mayoría, pero de seguro, había vivido con la mayor intensidad.

Llegaba el final de la boda, ya se habían entregado los anillos. No quedaba nadie sin derramar una lágrima.

Por fin… marido y mujer.

Ella no aguantó más y se echó a llorar mientras susurraba a su marido que quería vivir más, que no quería morir aun, que quería pasar más tiempo con ellos. Él le cogió el rostro entre sus manos temblorosas depositando tres besos por su frente y sus ojos llorosos y le dijo en un hito de voz.

Las horas que nos queden contigo, cariño… son nuestro para siempre.

Hasta que nos volvamos a ver.

Hagamos que merezca la pena.

 

 

 

 

Este relato está basado en una historia real. La noche de bodas, los médicos hicieron una excepción y permitieron a los recién casados dormir juntos. La chica aguantó el máximo y murió a los dos días. Ambos permanecieron juntos hasta el final.

5 comentarios en “Dos días de vida

    1. Gracias por tus palabras! Tienes razón, a veces no somos conscientes uno de los regalos más grandes que tenemos, el tiempo. ¿Qué mejor forma de emplearlo con todo nuestro corazón?
      Un saludo!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s