(Des)pedidas

Música en relatos, Opinión

Adoro viajar. Si pudiese desear cualquier cosa en el mundo sería estar continuamente de viaje, conociendo mil y una culturas junto a todos aquellos a los que quiero.

La verdad es que he de reconocer que por ahora no me ha ido tan mal, tengo la gran suerte de viajar con mi familia todos los años a sitios increíbles… pero jamás un viaje fue tan impactante, tan lleno e inolvidable como el de Togo en África.

Y quizás lo que más me impactó fue que, a diferencia de todos mis viajes anteriores, los cuales acababa con unas ganas tremendas de volver a viajar a otros lugares; en este, sentí un poco de tristeza, porque no solo dejaba atrás un país, tenía que despedirme de todos aquellos a los que recién había empezado a conocer.

Y sí, esa pizca de añoranza puedes llegar a olvidarla, pero los recuerdos son eternos.

En mi cabeza bailan las mujeres togolesas riéndose y consiguiendo que bailáramos con ellas, suenan los timbales al son de las palmadas, las hojas de teca se mecen con el espeso viento mientras los niños corren al recibirnos con unas enormes sonrisas que no les caben en sus rostros y sus ojos brillan al ver ‘a bonbon’. Zakaria nos aguarda en los bungalows, nuestra pequeña fortaleza en mitad de un poblado del que siempre me olvidaba del nombre y del que ahora nuca olvidaré: Bodjonde. Atsus y Daniel nos esperan en los coches ganándose nuestra confianza y contándonos las pequeñas curiosidades y anécdotas de un país que no hace mucho consiguió la democracia, un país subdesarrollado pero en crecimiento, que espera su despertar con ansia pues guarda un tesoro en su interior…

Tantas personas, tantos niños y tantos nuevos amigos que agradecían nuestra ayuda cuando éramos realmente nosotros quienes agradecíamos todo su acogimiento, su esfuerzo en que estuviéramos cómodos, en que nos quedáramos un ratito más con ellos.

Y pensándolo bien tampoco es que me despidiera pensando en un para siempre…. casi me despedí pidiendo un reencuentro…

Puede que tal vez existan lugares que nos marcan tanto, que sea imposible despedirse del todo, puede que siempre dejemos un hueco para volver a ellos… y de alguna manera u otra, vuelvas o no vuelvas, siempre quedará un resquicio de ellos dentro de nosotros.

 

Viva Togo 😉

 

 

 

 

Waiting for the rain- Maaya Sakamoto

3 comentarios en “(Des)pedidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s