Realidad en porcentajes

Música en relatos, Opinión

Sí, lo reconozco, me gusta visualizar las cosas a futuro en porcentajes. Por ejemplo: ‘eso que te digo, estoy 80% segura de que pasará, ya lo verás’. Como si dando un número hiciera un resultado más preciso, como si le diera más credibilidad a lo que digo; sin embargo, son solo eso, porcentajes. Además, soy más de letras.

Letras. Palabras. Frases. Párrafos. Textos… y aun así todo ello se queda corto cuando intento expresar la realidad que ven mis ojos. Una realidad compleja escondida entre tanta sencillez. O quizás una realidad sencilla escondida entre tanta complejidad. No estoy realmente segura.

¿Dónde quedó aquella época donde me tumbaba con un libro entre las manos, mirando la fría pared roja de mi habitación donde me preguntaba por qué la vida era tan aburrida? ¿dónde quedaron mis anhelos de meterme en las historias que guardaban mis estanterías para escapar de la monotonía?

Menuda ingenua. No tenía ni idea de lo que se me venía encima. ‘Cuidado con lo que deseas’ dicen. Y ahora, que apenas he vivido un cuarto de la vida me río de esa pequeña yo. La realidad… es tan grande. La realidad está hecha de momentos, de descubrimientos, de sentimientos, de historias.

Tenía una parte de razón. La realidad no tenía nada que ver con los libros. No transcurría de manera ordenada, no seguía reglas de estilo, no te esperabas lo que iba a ocurrir (nunca), no estabas seguro de que el bueno ganaba y el malo perdía, de hecho, en la realidad es difícil saber quien es el bueno y quien es el malo, a veces ni si quiera los hay.

En la realidad he visto cosas que solo creía que pasaban en la ficción.

He estado con dos guerreras que me doblaban en edad que se enfrentaron a obstáculos inimaginables, que acabaron por casualidad en una camilla de un hospital, de una misma habitación, mujeres que trataban de sostener una sonrisa delante de sus maridos, hombres que no hacían más que alabarlas, hombres que no hacían más que amarlas.

He visto como una chica salvaba la vida de pequeños críos de vivir en la miseria.

He presenciado miles de casualidades, casualidades que en cualquier libro no serían casualidades, casualidades con significados.

He conocido a personas infravaloradas, víctimas de los errores de otros, que terminaron siendo grandes y triunfando en la vida, siendo amadas por todos.

He visto protagonistas con un potencial increíble para cambiar el mundo, personas misteriosas y escasas, pero con una luz en su interior invisible para todos, incluso para ellas.

He sabido de situaciones donde el amor no era suficiente, otras donde el amor y los sentimientos hacían dudar a las personas, donde a veces, lo correcto y aquello que dictaba el corazón se encontraban en caminos opuestos, donde las opciones siempre acarreaban el sufrimiento de alguien…

Pero lo más increíble de todo. Yo he visto historias de amor… amores imposibles, amores eternos, no de esos que empiezan con un ‘hola guapa’ en Instagram, sino amores de los de película. No todos funcionaron, no todos funcionan, pero los hay que sí. Los hay de los raros, rarísimos, que siguen. Amores extraños, amores sufridos, amores desterrados y amores confiados, amores con dudas, con errores y con sacudidas, pero resistentes al final del todo.

Lo he visto. Todo aquello que imaginaba en los libros no son la realidad, es verdad. La realidad es mucho mejor. Estoy 100% segura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios en “Realidad en porcentajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s