Se abrió el telón

Música en relatos, Relatos

Shakespeare dijo una vez:

“El tiempo es muy lento para los que esperan,
muy rápido para los que temen,
muy largo para los que sufren,
muy corto para los que gozan.
Pero, para quienes aman,
el tiempo es eternidad.”                      

 

Este fue uno de los párrafos introductorios de la obra de teatro ‘Sueño de una noche de verano’ que representamos estos dos últimos días.

Hemos pasado un curso entero viéndonos cada lunes las caras a cada hijo de vecino, sin excepción. Han habido bajas y nuevas incorporaciones. Han habido sorpresas, risas, quedadas, tensiones, secretos, amoríos, nervios, alegrías, y algún que otro chupito de verano

Es curioso, cada uno de nosotros entró por diferentes razones: superar la timidez, vencer el miedo al ridículo, curiosidad, amor al teatro, querer conocer gente… pero acabamos con un objetivo común, uniendo lazos, siendo compañeros. Algo más que eso, siendo amigos.

En mi caso, al venir de fuera y no conocer a nadie, recuerdo que cuando llegué a Madrid quise apuntarme a todo. Sabía que eso era imposible, y que tenía que concentrarme en la carrera; pero quería hacer tantas cosas que de primeras fui a teatro, debate y voluntariado. Sin embargo, ya de entradas en el curso me planteé dejar alguna actividad. No porque me faltara tiempo, sino porque había una pequeña voz en mi cabeza que me decía que no merecía la pena cumplir unos horarios semanales que podría rellenar descansando, durmiendo o viendo una serie.

Seguro que conoces esa voz de pereza y cansancio, esa que se traduce coloquialmente como un ‘yo paso tío’…

¿Cuántas cosas habré perdido por haber seguido esa voz? ¿Cuántas personas, cuántas experiencias, cuánto se ha quedado en la nada, flotando en un ‘qué podría haber pasado’? Echo la vista atrás y me doy cuenta de todo lo que habría ocurrido si hubiera descartado alguna de esas tres actividades; o más bien, todo lo que no habría ocurrido, como si se me fuera una parte de lo que ahora mismo soy.

Y es que, jamás pensé todo lo que podría aportar una actividad a la que me apunté casi por casualidad, jamás me imaginé que cada una de las personas que conocería iban a resultar importantes de alguna u otra forma, jamás creí que iba a estar tan agradecida.

Así que, no desaproveches ninguna oportunidad de hacer cosas nuevas, sal y disfruta, porque nunca sabes que te deparará la vida una vez decides abrir el telón.

Y a todos los que formaron parte de esto, gracias.

 

 

 

4 comentarios en “Se abrió el telón

  1. Marta tu texto ha descrito mucho en muy poco, quizá una persona que no lo haya vivido no entienda la profundidad de estas líneas, pero a veces lo esencial es invisible a los ojos. Y aquí lo esencial es que este post no lo has escrito desde la pluma o el teclado , estoy convencido de que lo has escrito desde las vivencias y el corazón. Muchas gracias por plasmarlo como se merecía.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s