Días grises

Música en relatos, Opinión

¿Sabes ese momento en el que te parece que algo va mal sin saber por qué? Te sientes sin ganas de hacer nada, incómodo y hundido en una preocupación existencialista que se acomoda en tu pecho creando una molestia imperturbable.

El mal tiempo, el cansancio, el cambio de hora, alguna conversación insatisfecha, algo que hayas leído… da igual. A veces, simplemente nos sentimos así porque sí, porque no siempre se puede estar bien, aunque a muchos nos cueste reconocerlo.

Necesitamos esos momentos de duda, necesitamos sentirnos desprotegidos, saber que no todo es color de rosa, que algo en nuestra planeada vida puede salir mal y tener miedo porque hay algo que no cuadra y no saber el qué.

Está bien sentirse mal de vez en cuando sin motivo alguno. Está bien tumbarse en la cama con la música a todo volumen y desear dormir para que así se calme tu agobio o beber mucha agua como si eso fuese a deshacer el nudo de tu estómago o incluso no hacer absolutamente nada por un día a pesar de pensar que eso es ser improductivo. Pero no.

A veces, está bien no estar bien.

Todos nos empeñamos en estar continuamente en busca de la felicidad, nos empeñamos en ir a por aquello que nos cause placer, entretenimiento y diversión y en el momento en el que toca unos días de ‘bajón emocional’ nos venimos abajo y pensamos que nos estamos alejando de esa alegría que los humanos tanto buscamos.

Que no. Que no desesperes. Al fin y al cabo, un par de días grises solo pueden significar la llegada de otros más coloridos. Además, son gracias a estos días que podemos disfrutar plenamente de los buenos. Gracias a estos días tenemos la excusa perfecta para descansar, pensar y reflexionar, para aliviar las heridas, para reencontrarnos a nosotros mismos y poner en claro nuestras metas.

Cierra los ojos. Toma aire hasta que tus pulmones se llenen del malestar que sientes y luego exhala lentamente tus preocupaciones, tus miedos y errores hasta que te quedes vacío. Completamente a solas contigo mismo. Acto seguido, escúchate. Escucha aquello que quieres, lo que verdaderamente anhelas, escucha a tus sueños y si eso no ayuda, entonces sé paciente y simplemente espera.

Porque a veces, está bien no estar bien.

lluvia
Lauv- Breathe

 

 

7 comentarios en “Días grises

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s