Sol y Luna

Relatos

Hay un momento del día en el que Sol y Luna se encuentran en el cielo de la tierra. No perdura mucho tiempo, pero sí lo suficiente como para poder intercambiar algunas cuantas palabras. Un corto saludo quizás, alguna mirada de reojo o incluso, si Sol había tenido un buen día, hablaba entusiasmado de todo lo que había presenciado.

– Ha sido increíble. Cuántas risas he escuchado, hoy ha sido un día espléndido. Hacía tanto que no ocurría algo así- decía Sol exaltado.

Luna, discreta como siempre, asintió y Sol, molesto por no recibir una mayor atención volvió a intentar sacarle alguna mueca.

– Es que creo que hoy me he sentido muy feliz y se lo notaba en ellos, los humanos. Que si estoy precioso, que si un sol brillante ilumina su camino, que si soy la luz de sus vidas; todas las frases bonitas me hacen referencia, Luna… ¿y tú qué?

– ¿Yo? – balbuceó.

– Sí- Sol, habiéndose permitido el lujo de expresar sus vanidosos pensamientos en voz alta, no pudo evitar acabar por decir lo que de verdad pensaba de Luna- te dejo un día lleno de alegrías y tristezas, cargado de aventuras, de conquistas y de guerras, de humanos despiertos que hacen que el mundo continúe. La luz que les doy les infunde vida y sus vidas dan sentido a las nuestras. Lo de aburrida que debes estar en la noche. Y lo triste. Siempre a oscuras, a expensas de la actividad del día. Donde ocurre lo prohibido, donde los crímenes son más probables, donde las mentiras descansan. De no ser por mí guardándote las espaldas, los humanos ni notarían tu presencia… Seguro que estás muy sola.

Sol, quedándose a gusto esperó impaciente la reacción de Luna. Lo que no se imaginó fue ver como Luna sonreía ampliamente.

– ¿Qué tiene tanta gracia?

– Ay querido Sol, sí, me dejas buenos momentos; sin embargo, mientras que tú presides el día, yo soy reina de la noche; mientras ves a los humanos corretear por el mundo, yo los veo soñar. Hablas de crímenes y mentiras, pero te olvidas de las pasiones y los secretos que habitan en la noche. Soy excitante y hermosa, temible y afectuosa. Los lobos corean mi nombre y su canto anuncia mi presencia. He escuchado las nanas más dulces conmigo de protagonista y he visto a los mejores genios hacer descubrimientos grandiosos- Luna echó una mirada al mundo- dime, ¿alguna vez has sentido la mirada de un humano? Tu luz los ciega, pero a mí me observan con estupor y admiración. ¿Les has visto cómo les brillan los ojos mientras miran a las estrellas? Eso te es imposible y yo lo disfruto cada noche- suspiró- Sol, te adoran, y no podrían vivir sin ti…- tan solo unos segundos les quedaban para hablar- pero no te confundas, las cosas no son blancas o negras, buenas o malas, y la noche no siempre es tan oscura como parece.

luna-sol

2 comentarios en “Sol y Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s