Sinestesia

Relatos

Cerró los ojos. Inspiró una bocanada de aire y agudizó sus oídos.

Escuchaba las respiraciones acompasadas de su orquesta. Lo sentía todo.

Abrió los ojos y alzó la mano, dejando a un lado a Tomás Figueras, sus inseguridades, sus miedos y su historia.

Adiós al niño que jugaba con aviones de papel, siempre tratando de crear uno que volara más alto, más veloz, más certero. Adiós a su familia y amigos, sí, incluso a Sofía, su esposa fallecida demasiado joven, la mujer con la que tanto había compartido en un tiempo tan corto. Adiós a su esfuerzo, tantas horas practicando con la orquesta en una continúa búsqueda de la perfección, o al menos, de la cantidad de perfección adecuada, tanto a lo que fueran capaces de llegar. Tan solo permanecía el movimiento grácil y definido de su brazo que dibujaba ondas y líneas rectas, manteniéndose en el aire unos segundos y luego deslizándose hacia abajo con inmensa agilidad, dirigiéndose a la orquesta.

Y así, tras la despedida inevitable de sí mismo, Tomás, que ya había dejado de ser Tomás, se convertía en la novena sinfonía de Beethoven, en puras notas que envolvían a los músicos y se expandían por todo el auditorio penetrando en oídos atentos, en aquellos inexpertos y en los que no solo oían sino que también escuchaban, y ante sus ojos, se encontró inmerso en una gama de colores variados: destacaba el gris de los flautines que acariciaba el verde de los oboes. Distinguía las infinitas tonalidades del amarillo en trompas, trompetas y trombones. Oh, y ese naranja, semejante atardecer que se asomaba sobre los violines, como un bucle de atardeceres que convergían en un mismo auditorio. Y a medida que la sinfonía avanzaba, los colores danzaban entre sí y aparecían muchos nuevos: el azul de los coros, claros y oscuros que dependían de la intensidad de sus voces.

Y finalmente, el rojo. Un desenlace tan sobrecogedor debía acabar en rojo.

Así, en ese momento en el que los colores se desvanecían y entremezclaban con la realidad, durante esos breves instantes en los que Tomás empezaba a reencontrarse consigo mismo, pudo ver y saborear con sus propios ojos las dos cosas que más amaba: la música y sus músicos y amigos.

“Soy Tomás Figueras” se dijo volviendo a la realidad. Volvió a coger un torrente de aire que le llenó los pulmones. Alguien de entre el público prorrumpió en un aplauso que siguió en una profunda y sincera ovación estremecida por aquel espectáculo.

Tomás Figueras escuchaba algunas palabras sueltas de espectadores de la primera fila:

“Es muy joven” “Es un genio. Está loco pero es un completo genio.” “Es raro, dirige una orquesta que no podrá escuchar”

Y entonces Tomás componía una media sonrisa arrogante dándose la vuelta e inclinándose en una respetuosa reverencia. Tenía treinta y tres años y no recordaba una vida alejada de la música; sin embargo, aquella era la primera vez que dirigía un tema tan significativo como la novena de Mozart.

Mientras volvía a inclinarse, no pudo evitar fijarse en alguien de entre el público que sobresalía con sus aplausos. Un niño ciego sonreía emocionado junto a su cuidadora.

Tomás volvió a sonreír, esta vez, emocionado y orgulloso. Su rareza, o lo que al principio se le consideraba como tal, había resultado ser fuente de inspiración para aquel chico que, entre aplausos disfrutaba con todos sus sentidos de la obra.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s