El disfraz

Relatos

El timbre de las once y media indicaba el fin del recreo. Todos los alumnos se encaminaron con paso cansado hacia sus respectivas clases, salvo Darío, que se escondió en un rincón apartado, detrás de la escuela, en donde le esperaban sus amigos.

El más alto y fornido, Rodri, le dio unas palmadas en la espalda felicitándole.

– Tío, menuda fiesta la de anoche ¿eh?…  Eres el amo.

Darío se rio.

-¿Acaso lo dudabais?- les dijo.

Recordó la fiesta: mucha gente, alcohol de más. Se peleó con un chaval, su vecino, porque Darío había intentado ligar con su hermana, pero estaba tan borracho que apenas se hacía a la idea de cómo acabó el asunto.

Soltaron a coro una sonora carcajada y empezaron a planear la próxima salida. Una vez concretado el plan, Darío decidió volver a casa. Al fin y al cabo, sus padres no estaban, y si volvía a clase tendría que dar explicaciones acerca de por qué había llegado tarde. No se le ocurrían excusas brillantes todas las semanas.

Tras cerrar la puerta tiró la mochila encima de su cama y se hizo un Cola-cao caliente. Acto seguido se puso unos auriculares y los enchufó al móvil. Sentado junto a un radiador, junto a la ventana, con la taza ardiente entre las manos, pulsó el play y cerró los ojos. Bastaron un par de canciones para que se le resbalara la máscara que en las últimas semanas le había cubierto el rostro.

La música le ayudaba a reflexionar, le hacía sentirse sin presiones ni ataduras. Era consciente de que siempre trataba de agradar a los demás, de encajar allí donde acudía. Pero en aquellos instantes, perdido entre los compases de la música, podía respirar hondo y ser él mismo.

En aquel momento pasó por la calle una chica delgaducha, con ojeras y ojos enrojecidos. Alzó la cabeza y vio a Darío ensimismado con los cascos. Aguantó la respiración, pues aquel encontronazo le hizo recordar lo que sucedió en la fiesta.

-¿Te encuentras bien? -le preguntó su hermano. Se había quedado el día cuidando de ella porque no quería ir al colegio debido a supuestas burlas que le hacían en clase.

-Mírale, hermanito; es él -susurró entrecortada, señalando la ventana donde Darío se hallaba con los ojos cerrados, sacudiendo lentamente su cabeza al ritmo de la canción.

Su hermano la rodeó con un brazo y la estrechó contra sí.

-¿Sabes?… Cuando yo era pequeño mi hermanita no era así. Jugábamos los tres, ¿recuerdas? -preguntó añorando esa época que parecía tan lejana-. No parece tan horrible como cuando está con sus amigos, ¿verdad? Obsérvalo; parece cansado… Ha dejado caer el disfraz y ya no es tan grande ni tan fuerte.

-Tienes razón; así no me da miedo. Me recuerda a cuando hablamos tú y yo –hablaba con la mirada en Darío, que desde su habitación, ajeno a lo que ocurría en la calle, sonreía ensimismado-. Sin el disfraz y la máscara me parece mucho más guapo.

Su hermano enarcó las cejas y se echaron a reír.

A pesar de que la ventana estuviera cerrada, Darío pareció haberlos escuchado pues alzó la cabeza y sus ojos se encontraron con los de ellos.

Al ver cómo dejaban de reír, recordó el pasado, las risas, los juegos… ¿Por qué dejó de hablar con ellos? De pronto se sintió culpable por lo sucedido en la fiesta.

Tragó saliva al ver que sus vecinos no apartaban la vista. No parecían asustados como durante las clases. Más bien al contrario.

Buscó su disfraz y su máscara, pero no los encontró.

Sabía que si volvía a mirarles, dudaría en abrir la ventana y pedirles perdón, lo que desencadenaría retomar su amistad con ellos. Pero también perdería todo cuanto había ganado a lo largo de los últimos años al despreciarles.

Encontró la máscara debajo de la mesa. Se acercó a ella. Nunca la había observado de cerca. Era horrible.

Guardándola en el armario se volvió hacia la ventana. La abrió.

disfraz

 

Publicado en el Blog de la Cope de Excelencia Literaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s